63% versus 37%

Notable como el ambiente post electoral contribuye a ver con facilidad las diferencias entre clases de mi país, entre otras cosas. Sí, hablo de la nueva minoría electora versus la mayoría que eligió al Frente Sandinista de Liberación Nacional, al Compañero Comandante Daniel Ortega por cinco años más. Hablo de ese lánguido 37% de la población que eligió seguir optando a más de lo mismo que había tenido Nicaragua por más de dieciséis años hasta hace unos cinco. Hablo de los que no, también.

Y es que lo de las clases sociales no está muy definido; no se puede hablar de clase alta, media y baja, y terminar obviando que existen estratos intermedios entre una y otra. Es algo complejo. Pero el ambiente durante y post elecciones permite ver un tanto definidas esas clases, con otro nombre. Los de arriba, los de enmedio y los de abajo. Entre estos dos últimos, los principales electores, ese casi 63% de la población que re-eligió gobierno, y el nuevo 37% que se opone a esa reelección, alegando todo tipo de cosas y con un aparato mediático en obvio favor de sus argumentos. Pero bueno.

Un compañero de trabajo me decía que para estos culito rosado la democracia es útil siempre y cuando les favorezca, que el pueblo no puede optar a educación, salud y/o mejores condiciones de vida, porque para ellos no lo merece, no es cosa del pueblo el darse gustos, no es cosa del pueblo elegir y resultar favorecidos. Y es que así piensan, asi piensa ese 37% que nunca ha tenido problemas con los servicios públicos, que nunca ha visitado un hospital o centro de salud público, y que poco le cuesta renovar sus condiciones de vida porque su posición económica así se los permite. Claro, van a las mejores universidades, bacanalean en los mejores locales, visten las mejores marcas… ¿qué saben de pobreza? Si han estado igual todo el tiempo, en aquellos tiempos de “gloria” y en estos tiempos de “dictadura”. Para ellos el resentimiento del pueblo es una barbaridad.

Y es que el pueblo está resentido. ¿Cómo no estarlo después de tanto tiempo escuchando estupideces y mentiras de parte de la derecha política? ¿Cómo no estar resentidos después de dieciséis años en el olvido social? ¿Cómo no estar resentidos si la derecha se ha llenado la jeta sin responder a sus necesidades? La gran mayoría de ese 63% es gente que apenas empieza a ver el sol por un hoyito, y empieza a verlo con el gobierno del Comandante Ortega, y opta a seguir haciéndolo, a ver ese sol en todo su esplendor. ¿Por qué no puede haber democracia para quienes eligen un gobierno de izquierda que sí les ha sabido resolver las necesidades?

La democracia para ese 38% no deja de ser válida mientras no entre en contradicción con la democracia de la mayoría que optó porque Nicaragua siguiera cambiando. Lástima que ese 38% esté empecinado en que hay que tragarse el cuento de ellos, que la verdad de ellos es la absoluta y no puede haber otra, porque ellos van a las mejores universidades, bacanalean en los mejores locales del centro y la zona fresa, paren las mejores opiniones y son de lo más cool. Pero se sabe también que era la reacción; ahora hacen castillos en el aire con alucinaciones donde llenan las calles y derrocan éste gobierno. Lo que obvian de entre sus mentiras es que ese 63% es real.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s