22:13

Hay un poema que nunca vió la luz. Sí, uno que escribí una vez que regresé ebrio del salón de billares. Escribí una burla a los borrachos como yo, que ya en ese estado volátil se dan a armar pleitos y a medir testosterona con sus iguales. Recuerdo que cuando abandoné el lugar sonaba esa ranchera, símbolo del machismo méjicoamericano, El Rey. Vaya casualidad ¿no? Una de sus estrofas me sirvió de título. Y es que ya en ese estado de alienación fisica-mental, cualquier cobarde hijo de su mamita, niño de casa, cochón de mierda, se siente muy valiente como para joder a otro.

Lo debo, se guarda en donde no quiero buscar ahorita. Está escrito en un sobre de esos donde te ponen las fotos en el laboratorio. No tenía papel en ese momento urgente y, pues tuve que romper el sobre para escribir en su reverso. Buenas noches.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s