Pero ¿acaso la prédica del amor no se ha hecho, desde hace más de dos mil años, sin que este sentimiento predomine entre las culturas del Norte y del Sur? De ahí que esa prédica, sin plantearse cambios radicales en las relaciones de propiedad; sin redistribuir la riqueza; sin eliminar el correlato modernidad-colonialidad, resulta por completo hueca, demagógica. Igual decimos de su cantinela de “enseñar la condición humana”. Como que la educación o la enseñanza, por sí mismas, pudieran cambiar la conciencia y ésta, a su vez, el mundo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s