Augusto C. Sandino: Patriotismo y Dignidad

El primer recuerdo que tengo de Sandino es la letra S en las siglas F.S.L.N. del Frente Sandinista de Liberación Nacional. Sabía yo por lo que me había contado mi abuelo materno a mis 5 años de edad, que había sido un hombre valiente que había luchado contra la ocupación yanqui, allá por los años 30s. Después empecé a entender que el F.S.L.N. eran en aquel entonces, años mozos de la Revolución Popular Sandinista, un grupo enorme de personas que se habían unido para liberar al país de la dictadura somocista, y que resultaba que los unía era la ideología sandinista, rescatada a la historia por Carlos Fonseca Amador.

Para mí y desde entonces, Sandino se me venía a la mente como un guerrillero metido en la montaña, con su hombres valientes, con sus corazones henchidos de amor a su patria, pasando penurias y limitantes, pero convencidos de la necesidad de expulsar al invasor de la tierra patria.

Había este retrato de Sandino en nuestro humilde hogar. Muestra rotunda de que su memoria, su idea estaba viva en ese hogar.

sandino76
Más tarde llegué a conocer con más amplitud la figura de Sandino en una colección de libros ilustrados impecablemente con esbozos de la vida del General de Hombres Libres. Regalo, si mal no recuerdo, de uno de mis tíos. Aquello me pareció maravilloso, la manera en la que relataban e ilustraban su vida, la vida de un hombre de origen proletario que tuvo el valor de enfrentar al ejercito más poderoso del mundo.

Sandino no sólo vivió en carne propia los ultrajes del capitalismo imperial mientras trabajó de obrero calificado en las transnacionales de origen norteamericano a lo largo de Centroamérica y México, sino que vió a su patria invadida a solicitud de la oligarquía criolla, engrosada por Liberales y Conservadores, que se peleaban como perros y gatos por el poder político.

Sandino es más que un retrato, una referencia patriótica, más que un prócer, el más alto Padre de la Patria. Pienso Sandino y pienso antiimperialismo, patriotismo, valor, entrega. Aspectos que necesariamente tienen una renderización en los hechos. Aspectos que tocan y piden réplica en los revolucionarios, en gente que aspira cambios permanentes en beneficio de las grandes mayorías.

Y es que como decía Tomás Borge Martínez, no se puede ser revolucionario sin ser Sandinista, sin reconocer al General Sandino como el ejemplo más alto de patriotismo y dignidad.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s