Del acuario podrido y otros demonios

Esta vez quería dejar documentado un par de cosas que me han sucedido en los acuarios por imprudente y algo precipitado, además, hablar de algo que a mí nunca me ha importado para nada: los parámetros del agua.

El cubo 3 (5 gl)

Hace unos meses atrás el cubo de 5 galones, en donde alguna vez estuvo la hembra de betta, se infectó del alga verde filamentosa, esa que tiene un color verde tóxico. Entré en pánico y retiré las plantas que me habían infectado. El problema no se resolvió y estuve haciendo cambios diarios del 20% por casi una semana, y a momentos parecia que el alga se había marchado, pero no… Así que imprudentemente procedí a hacer un cambio del 80% del agua. Esto y los cambios continuos del 20% rompieron el ciclado, acabaron con las bacterias benéficas y todo porque, además, en algún momento lavé el filtro indebidamente con agua del grifo, acabando así con el último reducto de las bacterias nitrificantes.

Pasó casi un mes para que las plantas se me derritieran y además los nitritos se disparáran. El ciclado nunca se logró de manera estable, a pesar de que la tenía con peces. Es obvio que lo que sucedió aquí lo provoqué yo mismo.

2016-07-15 19.48.15

No tenía mucha fé y para colmo el cubo 1 enfermo con lo que llamé inicialmente “microburbujas”; de eso hablaré luego.

Dando mantenimiento al cubo 2, que está hasta hoy en las mejores condiciones de agua y salud, decidí a tomar el 10% de esta agua y ponérselo al cubo 3 sin ciclar. Problema resuelto casi de manera instantánea. Esto me sirvió para dar posada a mis gordas mollies.

Cubo 1 (10 gl)

En un principio pensé que se trataba de alguna sobrepresión en el filtro provocada por el aire, lo que en consecuencia provocaría generación de burbujas más finas. Cambié el filtro, pero esto no resolvió el problema, las burbujitas no parecían precipitarse al nivel del agua y para colmo, con el filtro apagado, se miraba cómo danzaban alegremente en el agua, enturbiándola además. Pero no tenía a mano nada que me permitiera verlas mejor, para determinar si en realidad eran microburbujas.

En días posteriores continué con los cambios de agua (tres en una semana), sin que se presentara mejoría alguna. Así que desconecté el filtro y saqué a las gordas mollies. Apagué la iluminación y todo el día estuvo así, hasta que regresé del trabajo y me encuentro con los montones de caracoles melanoides y planorbis en la superficie del agua. El agua estaba mucho más turbia y era evidente que la microfauna se había multiplicado enormemente; las planarias vagaban a la altura del nivel del agua por montones.

No encontré respuesta y lo más coherente era que las raices que habían quedado de la poda masiva de la H. difformis se habían podrido en el sustrato. Pero no había presencia de tóxicos importantes, como el metano. Los peces estaban aparentemente bien. Tras el traslado seguían bien. Así que en ese silencio y misterio, procedí a desmontar el podrido acuario.

Parámetros del agua

Nunca antes en mis 10 años de principiante y en los 32 de aficionado me preocuparon estrictamente estos demonios del acuarismo. Que el kH, pH, gH y no sé qué diablos más. Siempre he actuado en el cuido del acuario y las pilas observando el comportamiento de los peces, de las plantas, caracoles, pero el agua siempre ha sido con ojo de campesino, es decir, al pulso, cuestión de tacto e intuición. Siempre he tenido los cuidados higiénicos que corresponden, más de alguna vez escapé de asesinar a alguien por meterle la mano a mis acuarios o pilas, siempre me han preocupado las aguas turbias, verdes, ámbar. Pero nunca he tenido, ni me ha preocupado tener las herramientas y los medios para hacer mediciones del agua. Sé que algunas veces se hace necesario, pero he tenido la precaución (y a veces la precipitación) de tomar las medidas preventivas y evitar (o provocar) catástrofes.

Desde luego uno está metido en esta afición porque tiene cierto nivel de respeto por la Naturaleza y los animales. No tiene sentido hacerse de esta des-ocupación solo para dejar al garete tus acuarios y pilas el día que encontrés a la princesa de tus sueños, si acaso no estás contento con la que tenés. Pero bien.

Hay aspectos que indiscutiblemente están ligados a los parámetros del agua, pero creo que básicamente me preocupo únicamente por los nitratos, fosfatos, nutrientes como el hierro para las plantas, CO2 y acidez del agua, porque hay maneras de medirlos a simple vista y porque uno sabe qué acciones tomar para, como ya dije, evitar catástrofes.

Pero viendo en los canales de youtube a tanto “tío” alarmado por el gH de su acuario, comprando test de esto y de aquello, videos de cómo medir el hierro, de cómo medir el kH, pH, etcétera… Pues digo, qué onda con estos, tanta minuciosidad, tanta cosa impráctica para que los carajos avienten un día todo a la mierda. El acuarismo es una afición, no algo que eventualmente nos tenga que quitar la tranquilidad en nuestras vidas, casi lo mismo o igual a tener un perro y tratarlo como uno más de la familia.

Advertisements

One thought on “Del acuario podrido y otros demonios

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s